Tipo de construcción

Rehabilitación

Rehabilitación del Palacio de Cibeles

España

En busca de los valores que permanecían ocultos, alterados o enmascarados

En busca de los valores que permanecían ocultos, alterados o enmascarados

  • Arte sonado en techos
  • Escaleras
  • Vista aérea
  • Mirador de la torre
  • Palacio Noche
  • Palacio con Cibeles delante
  • Patio acristalado
  • Puerta principal
  • Vestibulo principal
  • Vidriera lucernario
  • Arte sonado en techos
  • Escaleras
  • Vista aérea
  • Mirador de la torre
  • Palacio Noche
  • Palacio con Cibeles delante
  • Patio acristalado
  • Puerta principal
  • Vestibulo principal
  • Vidriera lucernario

Descripción

El antiguo edificio de Correos, ahora denominado palacio de Cibeles, sito en la madrileña plaza de Cibeles, en Madrid, es un conjunto integrado por dos edificios, separados por un gran patio interior, y que comprende una superficie construida de 44.613 metros cuadrados.

La historia del conjunto arquitectónico se remonta a comienzos del siglo XIX, cuando las Cortes aprueban la construcción de un edificio para la sede central del servicio de Correos del Estado Español. La adjudicación del proyecto recayó en el presentado por el arquitecto Antonio Palacios, y los ingenieros Joaquín Otamendi y Ángel Chueca Sainz. Las obras comenzaron en Abril de 1907, pero su inauguración oficial no tuvo lugar sino hasta el 14 de Marzo de 1919, con la presencia del Rey Alfonso XIII y su esposa Victoria Eugenia, convirtiéndose inmediatamente en un símbolo de modernidad y progreso.

Con motivo de un acuerdo entre el Ministerio de Hacienda y el Ayuntamiento de Madrid, se procedió, a partir de 2003, a su más reciente y completa restauración, con el objeto de adaptarlo como sede definitiva del Ayuntamiento de la Capital.

Con este motivo, resulta ganador del proyecto de restauración el equipo de arquitectos encabezado por Francisco Rodriguez Partearroyo, y ejecutado por FCC. La remodelación es total, adaptando el edificio a las necesidades actuales, y dotándole de todos los servicios e instalaciones más modernas, pero salvaguardando aquellos elementos arquitectónicos más destacados, como ha sido el vestíbulo principal (sede de un futuro museo de la ciudad), los azulejos de las escaleras de comunicación interior (azulejo ornamental andaluz de finales del siglo XIX, elaborado a mano), 771 metros cuadrados de rehabilitación de vidrieras y dejando al descubierto las vigas metálicas remacheteadas que anteriormente están cubiertas de mampostería, y no dejaban apreciar la importante capacidad técnica, similar a la que mantiene en pie la torre Eiffel.

Como colofón a la rehabilitación, se procedió a instalar la cubrición del patio interior (también denominado pasaje de Alarcón), que comunica las calles de Alcalá y Montalbán, mediante una gran bóveda acristalada de 2.850 metros cuadrados y que posibilita su aprovechamiento como una gran sala de actos. Dicha cubrimiento acristalado ya estaba previsto en el proyecto original de Palacios-Otamendi, pero no ha sido hasta esta última remodelación cuando se ha llevado a cabo.