Variante de Despeñaperros

Una moderna vía de comunicación que respeta el entorno

La variante de Despeñaperros, una moderna vía de comunicación que nació con la máxima de garantizar la sostenibilidad del entorno, se sitúa entre las localidades de Santa Elena y Venta de Cárdenas. Está compuesta de una doble calzada con tres carriles por sentido de una longitud de 9,4 km.

La práctica totalidad del trazado discurre a través de un terreno de orografía accidentada, dentro del Parque Natural de Despeñaperros. Estas dos circunstancias motivan que el trazado de la nueva calzada constituya una sucesión de viaductos y túneles, cuya longitud representa un 73% del total del mismo. Entre las dos calzadas hay un total de 12 viaductos, con longitudes de 156 a 580 m, y 5 túneles de excavación en mina, desde 197 a 1.925 m de longitud.

La sección tipo de la autovía consta de una calzada de dos carriles de circulación de 3,5 m de anchura, de arcén exterior de 2,5 m y arcén interior de 1,0 m. A lo largo de 3 km, la sección tiene 3 carriles de 3,5 m de anchura y el arcén exterior es de 1,0 m.

A lo largo del trazado se ejecutan 6 viaductos, Santa Elena (260 m), El Manantial (371 m), Las Tinajuelas (520 m), Despeñaperros (425 m), Cuchareros (73 m) y Venta de Cárdenas (150 m) que salvan una serie de vaguadas y el río Despeñaperros. 

Los  túneles  proyectados  son: Las Lomas (215 m), La Aliseda (370 m), Tinajuelas (980m), La Cantera (390 m), Despeñaperros (1.850 m) y el acondicionamiento del túnel del Corzo (372 m), los  dos últimos con secciones para 3 carriles de circulación.

Merece resaltarse el tramo correspondiente al túnel de Despeñaperros, dividido en dos tubos de 1.925 m de longitud cada uno, y donde se han realizado cuatro galerías para el paso de vehículos de conexión entre los dos tubos, y un apartadero en su parte central. En su boca norte se ubica el viaducto de Cuchareros, realizado mediante un arco metálico de 53 m de vano para respetar el entorno y 70 m de longitud. Desde este viaducto se accede al túnel de El Corzo, de 420 m de longitud, que comunica las comunidades de Castilla-La Mancha y Andalucía.

Entre las soluciones adoptadas cabe destacar el proceso constructivo de los viaductos, realizados con dovelas prefabricadas, que se colocan en obra mediante una cimbra autolanzable superior; así como la utilización del Nuevo Método Austríaco para la excavación de los túneles.

En relación al medio ambiente, al atravesar el Parque Natural de Despeñaperros, se han previsto una gran cantidad de medidas destinadas a la reducción y corrección del impacto ambiental Se han incluido prospecciones arqueológicas, plantaciones,  restauración paisajística, protección de la flora, fauna y cauces hidráulicos e impacto sonoro, entre otras. El importe de estas actuaciones ha supuesto una inversión aproximada de 7,76 millones de euros.

Atravesar este tramo que discurría a lo largo de 13 kilómetros y que tras las obras se queda en nueve, se puede hacer en siete minutos. Además de una vía en mejores condiciones generales, el conductor se encuentra, tras su apertura al tráfico, con una carretera en la que puede circular a 80 Km/h, cuando la velocidad máxima era de 50, con unas calzadas más anchas y con un trayecto menos abundante en curvas como el actual.


Aspectos destacados

  • 73% del trazado ejecutado mediante viaductos y túneles.
  • Reducción del tiempo de desplazamiento.
  • Adopción de numerosas medidas medioambientales.

Coste: 243.0 M€

Cliente: Ministerio de Fomento. Demarcación de Carreteras del Estado en Andalucía Oriental

Fecha de inicio: 2004

Fecha de fin: 2011