Puente Basculante de Barcelona

De este puente se puede considerar como singular no sólo su tablero sino las pilas principales, elementos que armonizan y completan un conjunto casi escultórico.

El puente une el muelle de Poniente y el muelle Adosado del puerto de Barcelona. Es un puente basculante de dos hojas, construido en acero. La luz libre del canal de navegación es de 100 m entre pilas, mientras que la luz entre rótulas es de 109 m. La ménsula libre de 54,5 m hace de este puente récord del mundo en su tipología. Las pilas, cimentadas sobre pilotes, son de hormigón armado, con algunos pretensados locales que permiten recoger los esfuerzos de los gatos principales. Al puente se accede por dos viaductos de hormigón, hasta alcanzar la cota del tablero situado 20 m sobre el nivel del mar.

La mayor complejidad de esta estructura viene del hecho de unir la técnica habitual de la obra civil (estructura de hormigón en pilas y estructura metálica en el tablero) con la técnica de los mecanismos, en los que las tolerancias de construcción son muy estrictas.

Cada una de las dos hojas del tablero del puente tiene una longitud de 68,5 m: 14 m en la zona trasera, donde se ubica el contrapeso, hasta las rótulas; y 54,5 m de ménsula, desde las rótulas hasta el centro del vano. El ancho total en planta alcanza hasta los 18 m, debido a la inclinación hacia fuera del tablero, de las vigas de borde. El ancho del tablero es de 15,1 m.

Las hojas basculantes se mueven con dos grandes gatos en cada vano, que tienen por misión subir el puente desde su posición de cerrado o en servicio (tirando del mismo) o cerrarlo desde la posición de abierto o estacionado (empujando el tablero).

El sistema de montaje se realizó con una grúa flotante de las mayores del mundo, preparadas para levantar las 2.100 toneladas que pesaba cada vano.

El proyecto constructivo de esta estructura, se ha desarrollado por el Servicio de Obras Especiales, perteneciente a los Servicios Técnicos de FCC Construcción.