Madrid Río

Donde antes había una carretera de siete carriles, la M-30, Madrid dispone hoy de un espacio accesible y cohesionado que enriquece la oferta cultural en cerca de 150.000 metros cuadrados, antes separados por el tráfico de la vía ya soterrada.

Se trata de la ejecución del proyecto Madrid Río, que consiste en la creación de un gran eje medioambiental, deportivo y cultural, dotado de una extraordinaria capacidad para articular espacios y equipamientos en un tramo de seis kilómetros paralelo al río Manzanares.

Dentro de esta actuación, destaca el ajardinamiento de 53.000 metros cuadrados recuperados al tráfico rodado entre el recinto de Matadero y el propio río. En este ámbito del Matadero se está actuando sobre 89.000 metros cuadrados, en los que habrá 932 árboles, de los cuales 833 son de nueva plantación, más de 18.000 metros cuadrados de pradera y cerca de 6.000 arbustos. Dentro de esta actuación, destaca el ajardinamiento de 53.000 metros cuadrados recuperados al tráfico rodado entre el recinto de Matadero y el propio río, que darán continuidad a los 232.000 metros cuadrados del parque de la Arganzuela y que están comunicados con Usera a través de los puentes artísticos.

Para mejorar la comunicación y la accesibilidad entre las márgenes del río, se han construido o rehabilitado siete pasos. Entre ellos se encuentran los nuevos puentes gemelos de Matadero e Invernadero; la ampliación del puente de la Princesa; la rehabilitación de la presa número 9, o la construcción de tres nuevas pasarelas. De éstas, dos servirán para la conexión peatonal y ciclista del Parque Lineal del Manzanares.

Hoy, ya son más de 830.000 los metros cuadrados de Madrid Río que pueden disfrutar los ciudadanos. Por ellos discurren más de 10 kilómetros de itinerarios peatonales y ciclistas, y en ellos se han plantado 8.360 árboles, más de 100.000 arbustos y 66.000 metros cuadrados de praderas.